Sábado de disfrute

22 noviembre, 2015 • A.N.A, Autismo

Este sábado 20 de noviembre disfrutamos de dos horitas de ocio con los peques de la Asociación Navarra de Autismo.

Llevamos a cabo dos actividades principales, además de jugar, almorzar, etc. A primera hora, tras la llegada fuimos de muy buen humor a una sala que nos prestan en Orcoyen y miramos las agendas, ¡toca manualidad!.

En un rincón estaba preparado el ejemplo (en foto y ya hecho), y los materiales. En este caso, algo sencillo.

  • Un dibujo
  • Pegamento o cola blanca
  • Arroz
  • Lentejas
  • Fideos
  • Discos de algodón (desmaquillantes)

 

Coche materiales

 

¡Cómo disfrutaron al coger y soltar los ingredientes, al notar cómo se escurrían entre los dedos, al ver cómo caían… incluso alguno se dio cuenta que sonaba diferente si los dejaba caer en el suelo, si caían a una hoja o si acababan chocando con su pantalón!

Luego quien quiso, echó pegamento en el dibujo y colocó los ingredientes. Aquí algunas de las obras de arte que salieron:

 

Coche ejemplos

 

Algunos utilizaron los ingredientes por separado para cada una de las zonas, otros mezclaron todos los ingredientes al experimentar con ellos y los usaron así… ¡Aquí cada cual, que lo haga como quiera y le apetezca!

La segunda actividad fue elaborar nuestra propia botella sensorial. ¡Se pueden hacer con cualquier cosa! Nosotros esta vez utilizamos:

  • Una botella (se necesita tener cerca un grifo o agua)
  • Purpurina
  • Trocitos de plásticos de colores
  • Ojos bailongos
  • Embudo (opcional)
  • Silicona

 

Botella sensorial

 

Esta actividad tiene dos partes, primero hay que manipular e introducir los elementos que hemos escogido. Aquí vimos diferencias, algunos peques sólo querían usar el embudo y otros se encargaban de quitarlo para usar sus propias manos. ¡Todas las maneras están bien!

Cuando sí que estuvieron atentos todos fue cuando las llenamos de agua, ¡cómo les brillaban los ojos! ¡Qué sonrisas de ilusión!

¡Atención! Después de llenar, el adulto echa silicona fría por la boca de la botella y el tapón antes de cerrarla, con el fin de que posteriormente el niño no sea capaz de abrirla y beberla.

¡Fue una maravilla verles disfrutar y sonreír así a todos y cada uno de ellos!

Aquí me quedo, buscando ideas para encontrar sonrisas el próximo 12 de diciembre! ¡Feliz semana!


Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: